Facebook Twitter Youtube
El jugador firmó por el Celta el 12 de junio de 2015

Dos años del regreso de Aspas

Escrito por ElDesmarque Vigo

Lunes, 12 Junio 2017 21:00
Facebook Twitter 46
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Iago Aspas, tras marcar al Deportivo este año.

El 12 de junio de 2015, Iago Aspas volvía a la que siempre ha sido su casa. Tras un periplo por Inglaterra y una cesión en el Sevilla en el que no dispuso de los minutos que le hubiera gustado, el ariete de Moaña aterrizó en Vigo dispuesto a recuperar su mejor versión. En estas dos primeras temporadas de celeste, no solo lo ha conseguido, si no que en esta segunda ha roto su techo: 26 goles en una temporada, premio Zarra e internacional con la selección española.

El celtismo se alegró de que Iago volviera, pero ni siquiera los más optimistas podían pensar en lo que le deparaba al Celta y al delantero tras este reencuentro. Fue el primer fichaje del verano de 2015 y fue el que más ilusionó. Apenas un mes antes de que regresara, había visitado Balaídos vistiendo la camiseta del Sevilla, en un encuentro en el que fue titular y se llevó el aplauso de toda la grada. Tanto el conjunto celeste como el jugador sabían que esa era su casa, e hicieron todo por su parte para que se hiciera realidad.

De esa manera, y renunciando a una parte importante de su ficha, Iago Aspas firmó por el Celta ese 12 de junio de 2015. Luego llegarían ese verano Wass, Guidetti y Drazic, pero al que más había de ver de celeste era al de Moaña, aquel jugador que con 21 años había salvado al equipo de irse a Segunda B años atrás, el goleador que había sido en buena parte el 'culpable' de que el equipo volviera a Primera y el símbolo del triunfo de la cantera celeste. Aún quedaba por añadirle los títulos de "el que marcó 26 goles una temporada con el Celta" y "máximo anotador del equipo en la Europa League, el año que el Celta llegó a unas semifinales".

A pesar de la ilusión, a Aspas le tocó demostrar que seguía siendo el de siempre. Volvía a Vigo tras dos años sin demasiados minutos. En el Liverpool tuvo oportunidades en las primeras jornadas, pero al no encontrar portería en las primeras jornadas terminó relegado al banquillo. Allí no lo tenía fácil, puesto que competía con delanteros de primer nivel como Sturridge, Sterling y Luis Suárez. En el Sevilla de Émery le fue algo mejor, pero insuficiente. No llegó a disputar 1.000 minutos pero tuvo tiempo de demostrar su olfato goleador anotando tres goles en cuatro minutos en Copa contra el Sabadell.

Las dudas con Aspas se despejaron rápido: anotó en el primer partido oficial de la temporada, el gol de la victoria contra el Levante a domicilio (1-2). A este le acompañarían otros 17 a lo largo de la campaña, repartidos entre Liga y Copa. Unos grandes números que ayudaron a devolver al equipo a Europa. En el segundo año de su regreso, dio un paso adelante tras la marcha de Nolito y mejoró aún más sus excelentes registros goleadores, que le han llevado a ser el delantero español más en forma de la temporada. Algo que le abrió las puertas a la selección en noviembre.

Tras su reciente renovación, a Aspas le quedan todavía muchos años del celtismo. Si los plazos se cumplen vestirá de celeste hasta 2022 y con casi 35 años. El siempre ha comentado que quiere seguir vinculado al fútbol. Quizá lo que se reunió en el verano de 2015, ya no vuelva a separarse jamás.

CLICK PARA COMENTAR


 

 
Así vamos...
Primera División PT PJ
11 Girona Girona 16 12
12 Levante Levante 15 12
13 Celta Vigo Celta Vigo 14 12
14 Espanyol Espanyol 13 12
15 Ath Bilbao Ath Bilbao 12 12
El Desmarque