Facebook Twitter Youtube
Unzué retoca el Celta

Redefinición táctica en un once muy definido

Escrito por ElDesmarque Vigo

Martes, 21 Noviembre 2017 16:50
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

Celebración de un tanto ante el Athletic (Foto: LaLiga).

Juan Carlos Unzué ha dado con la tecla de su Celta, los resultados no están acompañando, pero en las últimas jornadas cualquier aficionado celeste puede decir de carrerilla el once titular del equipo. Un conjunto que ha ido modificando su 4-3-3 a un 4-4-2 donde se busca la mayor presencia de Iago Aspas en la punta de ataque.

Rubén Blanco; Hugo Mallo, Cabral, Sergi Gómez, Jonny; Lobotka, Pablo Hernández, Daniel Wass, Pione Sisto; Iago Aspas y Maxi Gómez, esta es la guardia pretoriana de Juan Carlos Unzué. Con una plantilla corta y siendo el entrenador de Primera que más tarde más tarde realiza los cambios, sólo por detrás de Marcelino, el resto de compañeros se está quedando casi sin oportunidades. 

Con 18 jugadores de campo los casos de Hjulsager, Guidetti, Emre Mor, Roncaglia, Radoja y recientemente Jozabed están llegando a situaciones límite, de los teóricos suplentes solo Fontàs es capaz de entrar en el once, ya que las lesiones han lastrado los minutos de Roncaglia, Emre Mor Radoja y Guidetti.

Hasta seis jugadores del Celta alcanzan, a duras penas, los 200 minutos en Liga. Es el caso de Radoja con 217, porque el resto, liderados por los 140 de Emre Mor se quedan por debajo. En el lado contrario están Jonny, Aspas, Sisto, Wass, Mallo y Maxi que superan los 900 minutos disputados.

Cambio de dibujo

Con un once completamente definido, y en el que las caras nuevas solo llegan por lesiones o sanciones, el escaso rendimiento de Iago Aspas en la banda derecha a provocado un cambio de sistema. Del 4-3-3 se ha pasado a un 4-4-2. Los mismos nombres pero con pequeños cambios de posición.

Sisto juega unos metros más retrasado ayudando en el centro del campo, Wass se ha escorado a la banda derecha actuando más de volante que de interior, pero dejando muchos metros a Hugo Mallo. Esto permite a Aspas jugar más centrado, incluso actuando como el nueve izquierdo, algo que se pudo observar en el Sánchez-Pizjuán.

El rendimiento de este cambio de esquema está por ver, ante el Athletic se venció con soltura, ante el Sevilla se perdió, pero el Celta tuvo ocasiones de sobra para marcar hasta cinco goles. Este 4-4-2 tiene trazas de ser el nuevo sistema celeste, un esquema donde Aspas se siente más cómodo.

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque