Facebook Twitter Youtube
La historia de Juan Morán

Un celtista que se estrenó en Riazor

Escrito por Marci Varela

Martes, 09 Febrero 2016 18:17
Facebook Twitter 169
Reportar vídeo Reportar


Toca conocer una nueva historia de aquellos aficionados del Celta que disfrutan con su equipo desde fuera de Galicia. Nuestra cuarta parada nos lleva hasta la ciudad chilena de Castro en la isla grande de Chiloé.

Como hemos comprobado en esta sección, el sentimiento celtista nace en muchas ocasiones fuera de la ciudad de Vigo e incluso de la provincia de Pontevedra. Juan Morán González (Cariño, 1981) pertenece al grupo de aficionados que se hicieron del Celta en una zona donde lo más fácil sería sentir los colores del Deportivo, aunque en todo pueblo coruñés hay seguidores del club vigués. "Mi sentimiento viene de familia. Mi padre es de Mondoñedo (Lugo), y pese a ser madridista, en su casa siempre fueron del Celta. Curiosamente el equipo de su barrio se llamaba el Celta dos Remedios. De pequeño viajaba todos los años a Vigo para ver un partido en Balaídos. Era una tradición en mi casa", relata. 

Su primer recuerdo como celtista fue en Riazor, todo un bautismo de fuego. "Fue en el derbi del ascenso a Primera en 1987. Era muy pequeño, pero recuerdo mi felicidad y la de mi padre y también el "ruido" en estadio. Me acuerdo de que ganamos de penalti", recuerda Juan, que se hizo socio del Celta desde el año 2000, cuando se vino con su familia a vivir a Vigo. Por motivos laborales, se marchó hace tres años a Chile, aún así sigue pagando su carnet de abonado, que actualmente lo utiliza un amigo.

Juan trabaja de oceanógrafo en la pequeña localidad chilena de Castro, donde se ha encontrado con algún celtista. "Me sorprendió encontrar por estas latitudes a Sergio (que ahora ya es mi amigo), un madrileño que es del Celta y solo del Celta. Así que puedo decir, que en el sur de Chile se ven camisetas con la cruz de Santiago en el pecho. Cando funcionaba la aplicación Puerta 1923, en el mapa de los conectados, ¡éramos los más australes! No creo que haya más seguidores por esta zona, aunque seguro que alguno habrá...Somos una plaga, bendita plaga", comenta orgulloso.

Celebración en la calle

Entre los numerosos partidos que ha visto desde la lejanía, Juan le cuesta optar por uno en especial. "A corto plazo me quedó con el del Espanyol en la última jornada con el gol de Natxo Insa. Lo celebré en la calle con mi boina del Celta y mi camiseta naranja. La gente me miraba atónito. Creo que mi pareja pasó un poco de vergüenza (risas). También guardo muy buen recuerdo de los años por Europa, salvo el del Lens. Si me tengo que quedar con uno, a parte de los derbis ganados, es el 4-0 a la Juventus. ¡Fueron 3 días de celebración!" exclama.

En el Celta actual hay varios jugadores chilenos. Así los ven desde su país. "Conocen al Tucu, que era la estrella del O'Higgins de Berizzo, al que admiran por hacer campeón a un club humilde. De Orellana guardan un buen recuerdo por el gol que marcó en la primera victoria a Argentina. Sin embargo, siguen al Celta más que antes desde el fichaje de Marcelo Díaz, un jugador muy querido. Todos mis compañeros de trabajo me dijeron que fue un acierto su contratación", indica. 

Para seguir la actualidad del Celta, Juan Morán tira de "periódicos, Facebook, WhatsApp con los amigos y el podcast de El Fútbol es Celeste. Los partidos los veo por Internet, salvo cuando jugamos contra los grandes, que se cae la señal y optó por ir a un bar y "negociar" para que me lo pongan", asegura. Sobre la temporada actual, está orgulloso del rendimiento del equipo: "No creo que Europa sea el objetivo, pero sí hay que lucharlo. Por lógica hay 6 equipos que deberían superarnos, aunque dándoles guerra. La ida de semifinales de Copa fue un palo. Creo que el fútbol nos debe una. Mirando al pasado me gustaría saber que sería del Celta si en vez de Victor Fernández estuviera Berizzo".

CLICK PARA COMENTAR

 

 
El Desmarque