Facebook Twitter Youtube
La historia de Marco Antonio Cochaches

Nueve años de espera para entrar en Balaídos

Escrito por Marci Varela

Martes, 26 Enero 2016 18:37
Facebook Twitter 95
Marco Antonio en el vestuario del Celta en Balaídos
Marco Antonio en el vestuario del Celta en Balaídos

Toca conocer una nueva historia de aquellos aficionados del Celta que disfrutan con su equipo desde fuera de Galicia. Nuestra tercera parada nos lleva hasta la ciudad suiza de Zurich.

Muchos sudamericanos llegaron a España en las últimas décadas buscando un futuro mejor. Dentro de este grupo de personas se encuentra Marco Antonio Cochaches (Jauja, 1981), que en 2003 aterrizó en Vigo por mediación de un familiar que le consiguió un contrato para trabajar en un espadero guardés. Antes de abandonar Perú, nuestro protagonista se hizo simpatizante del Celta por dos motivos: "En primer lugar porque en años anteriores supe que dos jugadores peruanos, Del Solar y Jayo, formaron parte del club y, en segundo lugar,  porque era el equipo de la ciudad que había escogido como destino".

Viviendo en Jauja, Marco Antonio apenas podía seguir la actualidad del Celta, aunque recibía algún regalo de un familar en forma de camiseta, chándal o gorra. Todo fue más sencillo cuando comenzó su nueva vida en Vigo, sin embargo los primeros años en la ciudad olívica fueron duros. "Siempre tenia ganas de ir a Balaídos, pero mi situación económica no me lo permitía en los primeros años. Me tenía que conformar con mirar los partidos por la televisión en casa o en un bar", cuenta con nostalgia.

Después de tres años trabajando en el mar, Marco Antonio cambió de empleo y se incorporó a un astillero vigués realizando labores de pintor y de montaje de metal pesado. Con mucho esfuerzo y dedicación, consiguió reunir el suficiente dinero para acudir por primera vez a Balaídos un 9 de marzo de 2012. "Fue una experiencia inolvidable. Fui con un amigo a ver un Celta-Numancia en Segunda División, que ganamos 5-0. Íbamos a Marcador porque era la grada más económica, pero una señora nos vio y nos regaló una entrada de Preferencia. Con el dinero de ambos compramos otro billete para la misma grada. Emociona ver todo de cerca. No imaginaba que podía querer tanto a este equipo", relata.

Por motivos laborales, nunca pudo hacerse socio, aunque por lo menos consiguió que su esposa también se hiciese del Celta. "Mi esposa era del Real Madrid y cuando ponía vídeos sobre el Celta en mi muro de Facebook me decia que era un equipo de Segunda que no tenia nada de bueno. Siempre se lo discutía hasta que un dia la llevé a ver el partido de Copa del Rey de 2012 que enfrentaba a ambos equipos en Balaídos. Ella estaba muy ilusionada y me decía que el Madrid nos iba a machacar. Ganamos 2-1 y no se lo podía creer. Desde aquel dia es una celtista más", comenta entre risas.

Poco después de aquel encuentro, Marco Antonio se marchó con su mujer a Zurich para trabajar en la construcción. En Suiza ve los partidos del club vigués a través de Internet. Pese a la gran cantidad de emigrantes gallegos que hay en el país helvético, la búsqueda de celtistas está resultando más difícil de lo esperado. "Conocí a un encargado de un bar  en el centro de españoles que es aficionado del Celta. Se llama Camilo y es de Redondela. Por suerte, hace unos días me encontré con otro seguidor que trabaja en la UNIA, el sindicato de trabajadores de Zurich. Se alegró mucho cuando le hable del club", asegura.

El primer ídolo fútbolísticos de Marco Antonio es José Manuel Pinto, aunque tras su marcha ese lugar lo ocupa Orellana. "El chileno ha crecido muchísimo y creo que le debe todo al Celta y a su trabajo por querer mejorar cada dia". Como todo aficionado celeste, Marco Antonio está ilusionado con el gran rendimiento del equipo y espera que esta temporada tenga un final feliz. "Tenemos un equipazo. Creo que hemos aprendido de los errores del pasado. Me gustaria ver al Celta otra vez disputando una competición europea, ya que cuando llegué a vigo estaba participando en la Champions", señala. Puede que en unos meses este deseo lo pueda ver con sus propios ojos en Suiza.

CLICK PARA COMENTAR
Artículos Relacionados


 

 
El Desmarque