Facebook Twitter Youtube
Emre Mor, una promesa a precio de crack

¿Se puede pedir paciencia al fichaje más caro de la historia?

Escrito por Alberto Bravo

Viernes, 12 Enero 2018 19:00
Facebook Twitter 53
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Emre Mor ante Andrés Iniesta (Foto: LaLiga).

Emre Mor es el jugador más caro en los casi 95 años de historia del Celta. El internacional turco, llegado del Borussia Dortmund por 14 millones de euros tiene la segunda ficha más alta de la plantilla, sólo por detrás de Aspas. Su rendimiento, hasta ahora, es decepcionante. ¿Se puede permitir el Celta tener paciencia con una inversión tan alta?

Nadie puede dudar de que Emre Mor tiene cualidades, ha dado muestras de que su regate en carrera es excelente, pero en un sistema táctico encorsetado como el de Juan Carlos Unzué, su 'valentía' genera pérdidas de balón inadmisibles para el Celta.

A su llegada tardía se le sumaron unos problemas físicos que han derivado en un proceso de adaptación más lento del esperado. Emre Mor aún no entiende a qué juega, o intenta, jugar el Celta. Le cuesta asociarse con el resto de sus compañeros y mantener la calma en el campo, el turco siempre acelera el juego lo que no suele beneficiar al resto del equipo.

Su precio, 14 millones, supone el 25% del presupuesto anual del club. La pregunta es si el Celta se puede permitir una inversión tan elevada por un jugador incapaz de dar un rendimiento relativamente inmediato. Los dirigentes celestes han contratado a un jugador por su futuro, de hecho han pagado por Emre Mor un precio que puede alcanzar, si progresa, en las próximas temporadas.

La política de fichajes que ha seguido el club en las últimas temporadas responde a un perfil de jugador similar, joven, con proyección y futura rentabilidad en el mercado. Así llegó Pione Sisto, Radoja, Lobotka o Maxi Gómez. Todos ellos costaron, en conjunto, lo mismo que Emre Mor.

El Celta se subió a un mercado inflacionista y pagó por una promesa, con 19 partidos y 694 minutos en la élite, el precio de un titular indiscutible y que debería ser referente en el once. Por el momento no lo está siendo, cuando Unzué dijo que "necesitaba guiar a Emre Mor y hacerlo futbolista" muchos se echaron las manos a la cabeza. Pero su desarrollo en el campo da razón al entrenador. 

La inversión está hecha, al cluby su afición no le queda otra que tener paciencia, entender que tiene 20 años y que entre el Borussia y el Celta apenas supera los 1.000 minutos en competiciones de máxima exigencia. Puede que el error se haya cometido al hacer su fichaje, ahora se trata de minimizarlo por que condiciones, la paciencia será clave para que acabe justificando una inversión, que nunca es culpa del jugador, tan alta como estos 14 millones de euros.

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque